viernes, junio 29, 2018

Sobre Mexico y AMLO


Un amigo y colega mexicano me pidió que escribiera sobre mi experiencia como Venezolano con respecto a lo que sucedió y esta sucediendo en Venezuela, y las similitudes que pudiera haber con el caso de Mexico.

La primera similitud que veo es el descontento general con los politicos tradicionales y con la corrupción generalizada. Ese era el ambiente reinante en Venezuela para 1996, donde encima de la creciente cantidad de casos de corrupción destapados, la gente resentía el efecto de las medidas neo liberales que el gobierno se había visto obligado a implementar para intentar palear los desaciertos de los dos gobiernos anteriores.

La gente estaba demandando un cambio pero no encontraba un líder, alguien que representara ese cambio. Y fue justo en ese momento cuando apareció la figura de Chavez, que no solo le puso cara al inconformismo y a las ganas de cambio, sino que encima se solapó con la eterna figura latinoamericana del “caudillo”, el hombre fuerte que es capaz de hacer lo que se necesita.

Cuando Chavez empezó a hacer su campaña, mucha gente comenzó a llamar la atención, con preocupación,  sobre sus inclinaciones izquierdistas; pero el pueblo no las quiso creer, en parte porque las palabras “izquierdista” y “comunista” se asociaban con Cuba y si había un país que fuera DIAMETRALMENTE DISTINTO a Cuba, ese era Venezuela.

Encima, Chavez se dedicó a dar entrevistas en las que afirmaba que nunca atentaría contra la empresa privada, que el era un demócrata convencido y que siempre respetaría el estado de derecho y la propiedad privada.

A eso se le sumó que mucha gente notable, inteligente, respetada, aparecía dentro de los candidatos a su posible gabinete, lo cual le dió aun mas tranquilidad a la gente sobre que este no era “un loco comunista”.

Y así, Chavez ganó con una abrumadora mayoría.   Al inicio, debo reconocer, hasta yo empecé a ver con buenos ojos sus primeras acciones:  reducir el grosero salario de los parlamentarios, quitarles sus beneficios absurdos como escoltas, autos blindados, celulares pagados por los impuestos de todos, etc.

Pero muy pronto empezaron las señales de alerta.  Varios miembros de su gabinete, gente inteligente y preparada, empezaron a renunciar y alertar sobre las actitudes totalitarias de Chavez.   De nuevo, nadie les creyó.

Y ahi empezó, muy poco a poco, la aplicación de la receta comunista.  Todo comunista NECESITA inventarse dos enemigos: uno interno y otro externo.  Por que?  para poder tener a alguien a quien culpar de las cosas que no funcionan bien (internamente) y para poder ganar espacios en la comunidad internacional.

En el caso de Chavez, el enemigo interno fue la empresa privada.  La gente SIEMPRE va a preferir culpar a alguien mas de su mala situación, porque eso es mas fácil que asumir sus propios errores.  Y asi, el discurso de “tu eres pobre porque LOS EMPRESARIOS siempre te han explotado y te han quitado lo que es tuyo”  cala MUY FACILMENTE.

La otra cosa que la gente siempre esta dispuesta a creer es que la gente que fue la universidad se “las da de la gran cosa” y que ellos también pueden hacer lo mismo que hacen ellos, a fuerza de experiencia, y sin necesidad de un titulo.

Con eso, mas el temor y la incertidumbre que las políticas y discursos de Chavez estaban causando en la clase empresarial,  se tenían ya todos los ingredientes para el desastre.

Los empresarios empezaron a sacar sus capitales al exterior para protegerlos del gobierno.  Esta presión en las reservas internacionales obligó al gobierno a implementar un control de cambio, no solo para frenar la fuga de capitales, sino para poder tener controlados a los empresarios en un país donde casi todo se importa, y encima para poder tener una maquina de generar dinero ficticio y repartir prebendas.   Como?  bueno, gente conectada al gobierno empezó a recibir licencias para importar con el dolar oficial.  Esta gente recibía una cierta cantidad de dólares,  no importaban nada o importaban mercancía de segunda o tercera, y luego vendían esos dolores en el mercado negro a varias veces el precio oficial.

Esto empezó a generar una presión inflacionaria por dos lados:  por un lado había un montón de dinero circulando en la economía, lo que le permitía a cierta gente pagar mas por los bienes y servicios, y por otro lado los empresarios, ante la incertidumbre de cuando les aprobarían los dólares necesarios para importar, se vieron obligados a aumentar sus precios para poder compensar la devaluación causada por el control cambiario.

Que hizo el gobierno?  control de precios… lo cual, obviamente, no solo creó un mercado negro paralelo para los bienes controlados, sino que empezó a causar desabastecimiento pues muchos productores optaron por cerrar antes de vender a pérdida.

Ante esta situación, el gobierno, olvidándose de sus promesas de campaña, empezó a intervenir empresas estratégicas y a expropiarlas, dándole el control a cooperativas de trabajadores… que OBVIAMENTE no sabían como manejar una empresa de ese tipo (solo sabían hacer su trabajo) y terminaron quebrándolas y luego saqueadoras…. lo cual llevo a un mayor desabastecimiento.

El gobierno intentó combatir ese desabastecimiento aumentando la importación de productos, pero en la realidad eso solo contribuyó a un mayor aumento de la corrupción ligada al control cambiario, y con lamentables casos de comida perdida en containers que nunca salieron de aduana.

Al mismo tiempo, el gobierno echaba la culpa de todo al “imperio”, que hacia una “guerra económica” para intentar derrocar el gobierno “del pueblo”.  Ahi empezó la clase media empresaria a darse cuenta de que la cosa iba en picada y decidieron vender todo y mudar sus negocios a otros países, principalmente Colombia y Panamá, mientras eso fuese aun posible…. y, obviamente, esto solo contribuyó al aumento del problema del abastecimiento.

El gobierno, lejos de darse cuenta de la debacle que estaba causando por su políticas erradas, se apoyó en una bonanza petrolera sin parangón en la historia de Venezuela, para seguir intentando solventar a fuerza de dinero los problemas estructurales que el mismo había creado con su persecución suicida contra el sector privado…. y hasta cierto punto le funcionó, hasta que el precio del petróleo cayo de 100 USD/barril a menos de 30.

Durante todo ese tiempo, mientras el pueblo venezolano empezaba a sufrir los rigores del desabastecimiento (yo pasé una vez 3 meses sin poder comer nada frito porque no había NADA con que freír: ni aceite, ni manteca, ni mantequilla) y la falla de los servicios básicos (por la falta de inversiones y mantenimiento apropiado), la gente ligada al gobierno y los militares empezaron a enriquecerse de una manera grosera y ya descarada.

La familia Chavez que era una gente humilde del campo en su natal Barinas, pasaron a ser uno de los mayores terratenientes en Venezuela.  Hijos estudiando o vacacionando en USA y Europa, yates, fiestas privadas en playas paradisiacas, en fin.

Durante todo ese proceso, el gobierno se dió a la tarea de reformar las leyes (empezando por la constitución) para garantizar dos cosas:  su poder para perpetuarse indefinidamente (mediante el control del poder electoral) y su poder para anular cualquier acción en su contra (mediante el control del tribunal supremo de justicia).

Fue así como sucedieron cosas como que en estados donde la gobernación fue ganada por un opositor, el TSJ decretó la creación de una figura administrativa que estaba POR ENCIMA del gobernador y que controlaba todos los recursos y decisiones.

Fue así como cuando perdieron el control de la Asamblea Nacional, usaron al TSJ para invalidar la elección de la cantidad exacta de diputados que la AN necesitaba para tener la mayoría calificada y asi poder hacer cosas como renovar los puestos del TSJ o del Consejo Nacional Electoral.

Fue así como el gobierno, saltándose la constitución que ellos mismos crearon, decretaron la creación de una Asamblea Nacional Constituyente, que suplanto a la AN (de mayoría opositora) y anuló todas sus decisiones.

Y durante TODO ESE TIEMPO la gente decía: no vale, nosotros no terminaremos como cuba.

Y ahi vino el racionamiento y las famosas bolsas CLAP.  Si, es verdad, no tenemos tarjetas de racionamiento como en CUBA, pero si tenemos filas de kilómetros para poder comprar cosas tan simples como harina y arroz, en donde nos marcan como ganado para evitar que podamos hacer la cola dos veces, o en su defecto tenemos que esperar a que el consejo comunal NOS PERMITA comprar una bolsa CLAP (bolsa de comida entregada por el gobierno) por familia, que debe durar para todo un mes.

Y bueno, para no hacer mas largo este cuento ya de por si largo, adivinen que?  Aun no estamos como en Cuba…pero nos parecemos MUCHO… y aun falta.  Al día de hoy, mi familia que aun vive en Venezuela tiene que sufrir el horror de dormir sin aire acondicionado o ventilador, a 32 grados con 80% de humedad, mas mosquitos, porque la capacidad generadora que aun queda en Venezuela no da para cubrir la demanda, por lo que el gobierno se ve obligado a racionar la electricidad, a veces por mas de 8 horas.   Tengo primos que han pasado hasta 23 horas sin luz.   

La devaluación es tan enorme que necesitas una carretilla llena de los billetes de mas alta denominación disponibles, para poder comprar un sandwich. El efectivo es tan escaso, que se “vende” por el doble de su valor nominal, a gente que por distintas razones necesita comprar algo que no se puede pagar con transferencia.

Y el gobierno SIGUE INSISTIENDO que la culpa es de los empresarios y del “imperio”.

Y uds me dirán, “claro, pero es Venezuela. México no es Venezuela ni los Mexicanos son como los Venezolanos”… y si, tienen razón…. pero eso mismo, EXACTAMENTE, era lo que decíamos nosotros de Cuba y los Cubanos… y miren como estamos ahora.

Todo lo que se necesita para que el comunismo infecte y destruya a una sociedad es que la gente se crea el discurso divisorio y de odio de clases, que no reconozca que el progreso se logra con el esfuerzo y no “quitándole a los ricos para darle a los pobres”.  Que a lo que todos debemos aspirar es a aprender a pescar, NO a que nos den el pescado y MUCHO MENOS quitándoselo a otros.

Puede que AMLO no sea Chavez, pero, honestamente, yo que Uds., no me tomaría el riesgo.  

3 comentarios:

Unknown dijo...

Según iba leyendo, me iba imaginando las cosas que han pasado y todas las circunstancias que orillaron a mi pueblo a decantarse por una "solución" a la inseguridad, a la falta de empleo bien remunerado, a la salud gratuita y de calidad. Todo eso causó en mi pueblo un hartazgo que supo bien usar este personaje de nombre Peje y de Apellido Lagarto, para hacerse del poder, primero de un partido político que le permite vivir como rico, y todo apunta, que se va hacer del poder como presidente de esta, mi República Mexicana dañada y confundida. Dios guarde a nuestra Patria.

Victor Espina dijo...

Asi es amigo. Colombia esta en la misma encrucijada que Uds... ojala prive la razon en ambos casos.

Enrique dijo...

Ups. Hola Víctor. No se como llegue a este blog. Así es, una pena lo que pasa en Venezuela aún.

Un gran saludo y espero que te hayas asentado bien en Chile (Rancagua). Eres un gran profesional y programador. Espero que te traten bien aquí en Chile. Todavía yo ocupo VFP9 y seguro tomo tus enseñanzas en el foro de VFP.

Saludos Cordiales.